MARROQUINERÍA

La marroquinería es la manufactura de artículos de piel o tafilete, como carteras, petacas, maletas, etc.

El sector en estudio constituye el último eslabón de la cadena productiva del cuero. Este rubro se caracteriza por ser una actividad de mano de obra intensiva, compuesto por pequeñas y medianas empresas, la mayoría pequeños artesanos que producen carteras, portafolios, bolsos, billeteras, entre otras manufacturas de cuero. Argentina es el 5to productor mundial de cuero, siendo esta materia prima la más cotizada junto a la de Estados Unidos (3er productor mundial decuero). China, Brasil e India ofrecen cueros de menor calidad, con productos de segunda línea en calidad o más costosos en manufactura.

Las exportaciones mundiales de manufacturas de cuero rondaron los 40 mil millones de dólares para el año 2007. Siendo el principal exportador China (50%) seguido por Italia (13%) y Francia (10%).

En cuanto a las importaciones, alcanzaron un valor de 45 mil millones de dólares para el mismo período. Estados Unidos es el principal comprador internacional (23%) seguido por Japón (10%) y China (10%).

El Sector en la Argentina

La marroquinería es un sector tradicional en Argentina que se desarrolló junto a la industria frigorífica. El 80% de las empresas se localizan en la ciudad de Bs. As. y la Provincia de Buenos Aires, distribuyéndose el resto entre Santa Fe y Córdoba.

En Formosa y Catamarca, pueden encontrarse numerosos artesanos que se dedican a la producción de manufacturas de cuero. Con técnicas rudimentarias y escasa infraestructura, logran vender parte de su producción a los turistas de paso y comercios de la región.

La marroquinería en Argentina trabaja con diseño europeo. Obteniendo una calidad que le permite ingresar en mercados en donde la competencia no es por precio, el sector capaz de generar nuevos productos de acuerdo a la tendencia de la moda. Se observa además un fuerte componente artesanal, lo cual le otorga una gran flexibilidad a la producción ante los cambios en el moda y el diseño. Las manufacturas locales de cuero no sufren mayormente la competencia de los productos importados. En cuanto a la calidad de los productos argentinos, es muy superior al resto de los países del Mercosur.

Asimismo, existe un conjunto de empresas argentinas que tienen una larga trayectoria exportadora y que son reconocidas en el exterior como empresas líderes. Las materias primas y bienes requeridos para la producción son en un 90% de origen doméstico.

Estructura de la cadena productiva

Las diferentes etapas de la cadena productiva del sector de la marroquinería en Catamarca y en Formosa se encuentran poco desarrolladas las diferentes etapas de la misma. Y presentan diversas oportunidades de mejora que pueden ser consideradas mediante la incorporación de tecnologías.

En cuanto a la materia prima, el sector utiliza diferentes tipos de cueros provenientes de la región, tanto de ganado vacuno como caprino.

En la Provincia de Formosa se han desarrollado un número apreciable de curtiembres con capacidad para absorber la producción local, aunque presenta una baja escala de producción. Actualmente los productores venden cuero semi-terminado a otras provincias e incluso exportan parte de la producción en bruto.

En la Provincia de Catamarca el principal municipio donde se trabaja el cuero a nivel artesanal es La Paz (caño), donde funciona la “Asociación de Artesanos Unidos de caño”. No obstante en toda la provincia existen artesanos independientes que trabajan el cuero con escasa infraestructura y baja producción.

Desde la Dirección de Artesanías se realizan capacitaciones en “Curtido Orgánico de Cuero”, tratando de que los artesanos implementen nuevas técnicas de curtido utilizando de manera eficiente el tiempo y lograr calidad en el producto terminado.

El Mercado Artesanal de la Provincia, dependiente de la Dirección de Artesanías, es donde se comercializan las artesanías. El sistema consiste en que el artesano deja sus productos en consignación y todos los meses se hace una liquidación de sus ventas y se les paga.

El precio de la mercadería lo establece cada artesano y el Mercado le aumenta un 15% (recursos propios). Este porcentaje es utilizado para el funcionamiento del propio Mercado, acciones de promoción de artesanías y capacitaciones.